Ejercicios de Kegel durante el embarazo para prepararse para el parto: el bebé más feliz

Prepararse para el parto puede significar muchas cosas: diseñar una guardería, lavar previamente la ropa del bebé, elegir un cochecito … pero ¿qué pasa con tu salud vaginal? Sí, la salud vaginal es una parte inteligente de la preparación para el gran día (¡y muchos meses después!).

Internamente, tu cuerpo ya está trabajando mucho … como producir relajante. Esa es una hormona que afloja ligeramente las articulaciones, lo que permite que la pelvis se ensanche para el parto. También está produciendo sangre adicional para apoyar a su bebé en crecimiento y mucho más. Pero, no olvidemos tu suelo pélvico. Esta es una parte importante de la entrega, tanto antes como después, ¡y ahí es donde entran los ejercicios de Kegel!

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Mayo Clinic explica que los ejercicios de Kegel «fortalecen los músculos del piso pélvico, que sostienen el útero, la vejiga, el intestino delgado y el recto». Al igual que cualquier otro músculo de su cuerpo, su musculatura interna también necesita algo de ejercicio. ¿Alguna vez escuchó que muchas nuevas mamás comienzan a perder un poco de orina después del parto o son víctimas de «orinar» (cuando estornuda y orina al mismo tiempo)? ¡Los ejercicios de Kegel pueden ayudar con eso!

Cuándo hacer los ejercicios de Kegel

Practicar de vez en cuando, de día o de noche, hará que su piso pélvico esté tonificado y saludable. Durante el embarazo (y después) haga un plan para practicar sus ejercicios de Kegel unas 2-3 veces al día, durante unos minutos.

Cómo hacer ejercicios de Kegel

Cómo empezar:

Encuentra tus músculos pélvicos

Puede resultar difícil identificar los músculos del suelo pélvico. A diferencia de los bíceps, donde simplemente puedes bombear un poco de hierro y ver cómo tus músculos se fortalecen. La forma más fácil de encontrar estos músculos importantes es practicar cómo detener la orina a mitad de camino. ¡Encender y apagar la orina es obra de esas pequeñas potencias pélvicas!

Empiece a practicar

A la mayoría de las mujeres les resulta más fácil comenzar estos ejercicios en una posición sentada. (Asegúrese de comenzar con la vejiga vacía). Visualice los músculos debajo de la vejiga, apriételos y sosténgalos durante 5 segundos … luego suéltelos. Puede ser un poco complicado, pero trate de no contener la respiración o tensar los muslos o el trasero, mientras está tensando los músculos internos profundos durante esto. Repita el proceso de mantener y soltar de 5 a 10 veces. Puede que sea necesario un par de veces para dominarlo. Pero la mayoría de las mujeres notan que, con la práctica, pueden aumentar el tiempo de sujeción y la fuerza.

Hágalo una rutina

Una vez que se sienta como un maestro de Kegel, comience a practicarlos todos los días. Los expertos recomiendan hacer 3 series de 10 repeticiones, 2-3 veces al día.

Consejos para los ejercicios de Kegel

  • No hagas ejercicios de Kegel mientras orinas. Podría evitar que su vejiga se vacíe por completo.
  • Un poco de dolor después de estos ejercicios es normal, ¡pero el dolor no lo es! Hable con su médico si experimenta un malestar adicional.
  • ¡Establecer un recordatorio! Puedes practicar Kegel en cualquier lugar (¡y nadie lo sabrá!). Incluso puede entrar en todos sus juegos mientras trabaja en su escritorio.
  • ¿Tiene problemas para localizar los músculos del suelo pélvico? No dude en comunicarse con su médico, ¡tendrá recursos para ayudarlo!

Ver más publicaciones etiquetadas embarazo, salud y seguridad

Descargo de responsabilidad: La información en nuestro sitio NO es un consejo médico para ninguna persona o condición específica. Solo se entiende como información general. Si tiene preguntas o inquietudes médicas sobre su hijo o sobre usted mismo, comuníquese con su proveedor de atención médica.

Deja un comentario